Las habitaciones para niños son unas de las áreas más importantes para concentrarse cuando los niños no solo son conscientes de su entorno, sino que también comienzan a interactuar con ellos. Por lo tanto, es muy importante diseñar la habitación de un niño para que sea acogedora y eficiente.

Los estudios han demostrado que el entorno de un niño, especialmente los de una habitación, puede afectar significativamente la forma en que se desarrolla el niño.

Habitaciones para niños

Los siguientes son nuestros cinco diseños principales de habitaciones infantiles que puedes comenzar a crear ahora mismo, así como algunos consejos y trucos para ayudar a tu hijo a mantener la organización de su habitación.

La sala de la biblioteca

La lectura es una de las habilidades más importantes que un niño puede desarrollar, y cuanto antes mejor. Por lo tanto, muchos padres están optando por crear una versión infantil de una biblioteca enmascarada como el dormitorio de un niño.

Agregar algunas almohadas cómodas en el piso, algunas nubes esponjosas como pinturas de la pared y compartimientos secretos a nivel del suelo para todos sus juguetes, sin duda, llevará a su sala de la biblioteca al siguiente nivel.

La sala de la biblioteca ayudará a crear un vínculo más fuerte entre tú y tu hijo, ya que cada noche puedes ayudarlo a explorar una nueva área del mundo a través de los libros. Además, esto también ayudará a enseñar la importancia de la organización. Podéis trabajar juntos para aprender a organizar libros por género, autor o simplemente en orden alfabético.

Habitación todo en uno

Los niños no tienen dudas de una imaginación increíble; por lo tanto, lo que podría ser divertido durante un segundo puede ser aburrido para ellos al siguiente. Crear una sala Todo en Uno puede ayudar a evitar el aburrimiento y la complacencia. Uno puede lograr esto dando muebles en su habitación con múltiples propósitos. Por ejemplo, una niña pequeña que acaba de descubrir las maravillas del maquillaje o tener fiestas de té puede beneficiarse de una estación en la esquina. Esta estación puede tener una amplia superficie para pintar, tomar el té, etc. y un pequeño espejo para ellos cuando juegan a disfrazarse.

El diseño del dormitorio de la sala de juegos

Todos queremos lo mejor para nuestros hijos; sin embargo, muchos de nosotros simplemente no tenemos suficientes habitaciones para hacer esto posible. Presentamos la sala de juegos/dormitorio y, no, esto no es simplemente arrojar algunos juguetes en un cofre y listo. Se puede hacer una sala de juegos/dormitorio eficiente si se ejecuta correctamente. Esto implica darle a tu hijo un área grande para jugar.

Esto se puede hacer utilizando la cama no solo para dormir sino también para colocar la ropa y los zapatos de un niño. Muchas camas hoy en día están equipadas con compartimentos en la parte inferior de sus marcos. Si esos son un poco demasiado fuera de tu rango de precios, considere invertir en compartimentos portátiles que se pueden comprar en casi cualquier tienda de grandes almacenes.

El diseño de la habitación compartida

Como se indicó anteriormente, la mayoría de las familias simplemente no tienen la habitación dentro de sus hogares para crear salas de juegos y, en ocasiones, les dan a cada niño su propio dormitorio separado.

Si estás en esta situación, tenemos una buena noticia. Una habitación conjunta eficiente y divertida es muy posible. Además, ayudará a tus hijos a comprender la importancia de mantener las cosas limpias, ya que las habitaciones compartidas pueden abarrotarse rápidamente con ropa y juguetes para dos personas. El truco para una habitación compartida es la creación de un diseño perfectamente simétrico. Básicamente, esto significa proporcionar la misma cantidad de espacio para cada niño y utilizar el espacio que queda para almacenar.

La sala de estudio de arte

Los niños pequeños ven el mundo de una manera muy diferente a la de los adultos, por lo tanto, proporcionarles un espacio en el que puedan expresar estas habilidades creativas puede ayudar no solo al desarrollo de sus habilidades cognitivas, sino también a permitirles hacer su habitación verdaderamente suya. Entonces, ¿qué puedes hacer para crear una habitación de este tipo sin promover el acto de escribir en las paredes? Una forma sencilla es agregar una pizarra a las paredes de la habitación que el niño entienda como la única área en la que pueden escribir. Otra ruta que puede tomar es tener una sección de la pared que usted y su hijo puedan pintar juntos.