Cuando vas a la universidad, parece bastante obvio que el aprendizaje debe ser una prioridad, pero a menos que aprendas cómo añadir un sitio de estudio dentro de una habitación, puede que no llegues muy lejos.

La mejor opción para vivir en la universidad es elegir un alojamiento diseñado para los estudiantes y con el aprendizaje en mente, que incluya servicios como Internet de alta velocidad, salas de estudio, un ambiente tranquilo y mucho más. Pero si no tienes la posibilidad de alojarte en una residencia de este tipo, aquí tienes algunas maneras de hacer del aprendizaje una prioridad en tu dormitorio.

Cómo añadir un sitio de estudio dentro de una habitación

Vamos a aprender a continuación cómo añadir un sitio de estudio dentro de una habitación.

Organiza tu espacio de estudio

Si eliges un alojamiento en el campus, es probable que el mobiliario incluya un escritorio, pero probablemente será más utilitario que otra cosa. La buena noticia es que puedes organizarlo como quieras para asegurarte de que sea un lugar atractivo para estudiar.

Coloca tus bolígrafos, lápices, cuadernos y demás útiles en recipientes atractivos y al alcance de tu silla. Si tu escritorio no tiene cajones (y la mayoría no los tiene), considera la posibilidad de comprar un juego de cajones de plástico para colocarlos debajo o a un lado de tu escritorio para almacenarlos y organizarlos.

Utiliza el color para crear el ambiente adecuado

Los expertos en feng shui recomiendan el color naranja si quieres crear un espacio que potencie el enfoque y la concentración. Este color llamativo y brillante te mantiene despierto y alerta, sobre todo si tienes que trasnochar para aprobar un examen. No hace falta que pintes las paredes de naranja (y puede que no te dejen pintar de todos modos), pero añadir un toque de este color vibrante cerca de tu espacio de estudio puede ayudarte mucho a ponerte de humor para estudiar.

Si el naranja no es lo tuyo, los distintos tonos de azul pueden crear un espacio tranquilo y sosegado que quizá te proporcione la atmósfera adecuada para aquietar la mente y poder concentrarte en tus estudios. El beneficio de incluir azules en tu esquema de decoración es que podrás relajarte en tu habitación además de estudiar, siempre y cuando hagas ambas cosas a partes iguales para que sigas teniendo éxito en la escuela.

Añade plantas

Los estudios demuestran que añadir plantas a una habitación aumenta la atención y la creatividad, dos cualidades necesarias para sacar buenas notas en los exámenes y trabajos. Dependiendo de la cantidad de luz natural que recibas en tu habitación, elige una planta resistente que pueda prosperar incluso con poca atención, por si te pones a estudiar tanto que se te olvida regarla. Una planta de maíz, un lirio de la paz o una hiedra inglesa son excelentes opciones para estudiantes con vidas ajetreadas y habitaciones pequeñas.

Minimiza las distracciones

Esto es muy importante. Simplemente no estudiarás si te distraes con actividades u objetos que son más divertidos que leer un denso libro de texto. Todo lo que pueda hacerte procrastinar debe estar fuera de la vista en un cajón o armario para que no tengas la tentación de saltarte el trabajo duro e ir directamente al entretenimiento.