Una de las preguntas más frecuentes a la hora de hacer una reforma de baño es elegir entre una bañera o una ducha. Debido a que hoy en día hay tantos estilos y diseños diferentes, es realmente difícil elegir una forma.

Por lo general, las personas tienden a tomar sus decisiones basándose totalmente en la cantidad de espacio en el baño. No es una elección muy inteligente y vamos a explicar qué es.

Una bañera o una ducha

Por lo tanto, elegir entre una bañera o una ducha debería ser una decisión compleja. Para elegir bien, debes tener en cuenta:

  • Tus hábitos;
  • Tu comodidad;
  • El espacio;
  • Diseño de baños;
  • Su presupuesto;
  • Oferta de mercado;
  • y mucho más.

La idea principal es que no bases tu elección solo en una prioridad. Sin embargo, es cierto que uno piensa primero en lo más importante y luego en todo lo demás. Piensa en cómo estás acostumbrado a tomar tus procedimientos de ducha. ¿Sueles ser un proceso rápido y activo o largo y relajante? ¿Tienes prisa? Las respuestas te acercarán a la mejor solución.

Mientras estamos en eso, por supuesto, presta atención a tu interior al elegir una bañera o una ducha. Es literalmente uno de los parámetros más importantes.

La falta de espacio libre, por supuesto, nos llevaría a la ducha. Y las variantes modernas con chorros de agua de masaje no solo pueden limpiar tu cuerpo de la contaminación, sino también mantenerlo saludable y relajado. Por cierto, también hay opciones similares disponibles en el sector del baño. ¿Recuerdas el jacuzzi?

¿Y el diseño?

Lo mejor es si prefieres estilos simples y minimalistas. Si te gusta el diseño natural y moderno, la mejor manera sería un baño sofisticado de un color básico simple, que no llamaría demasiado la atención sobre sí mismo, pero sería un complemento para el estado de ánimo general.

Sin embargo, para estilos clásicos no dude en utilizar soportes decorativos, detalles dorados o plateados y formas inusuales. En cuanto a la ducha, opta por una simple pared transparente o juega este juego hasta el final, con correas negras e iluminación LED. Lo más importante es que elijas la opción a la que estás acostumbrado y que se adapte a otros elementos del interior. Por lo tanto, elige sabiamente.

Nuestras opciones favoritas para una bañera o una ducha